lunes, 3 de septiembre de 2012

El niño del tambor

Hace mucho tiempo, en un pequeño pueblo, unos padres le regalaron a su hijo pequeño un tambor. El niño estaba feliz, no dejaba de aporrear el tambor. Todos los días a todas horas no hacía otra cosa.
Se levantaba, tocaba el tambor.
Desayunaba, tocaba el tambor.
Paseaba, tocando el tambor.
Dormía soñando que tocaba el tambor.

Los vecinos del pueblo empezaban a estar molestos, así que sus padres le preguntaron al niño si no quería otro juguete en lugar del tambor. El niño dijo que no, que le encantaba el tambor.

Sus padres sin saber que hacer fueron a consultar a personas expertas en educación infantil, unas le sugerían que ignoraran al niño que ya se cansaría, otras que se lo quitaran a la fuerza, algunas que le dieran más cariño al niño y dialogaran con él, también habían quien aconsejaba que lo castigaran.

Pero ninguno de estos consejos dio resultado.

Los padres ya estaban desesperados y un día se acercó un hombre muy viejo al niño con un cincel y un martillo, le dio las herramientas y le dijo:

"El tambor suena muy bien ¿Quieres saber como funciona por dentro?"


adaptación de un viejo cuento sufí

No hay comentarios:

Publicar un comentario