domingo, 1 de enero de 2012

Phoenix oscuro


Que triste ser estrella.
Sola en el espacio, dando
toda tu luz bella
sin recibir nada a cambio.
Esparciendo entre tanto
tu calor mientras te enfrías
sintiendo como la energía
tu ser va dejando.



Tan grande es el dolor
como la inmensidad del espacio,
tan intenso como el color
de una explosión de un millón de soles
como sentir cien mil cerillas encendidas
sobre un centímetro de tu piel.
Es un dolor sin solución, con la esperanza perdida.
Que te hunde en la más oscura tristeza
Y aún gritando con toda tu fuerza
nadie acude, no les importa tu vida.

Y es en este estado
en este lugar
en el momento adecuado
cuando la fuerza del Phoenix te invade
te atrapa
te envuelve y te domina.
Fusionándote con tu ser
adquiriendo una nueva forma.
Algo oscuro y siniestra
lleno de maldad
de ansias de destrucción.
Con hambre de poder, de energía.
Con hambre de ese amor negado,
de ese cariño anhelado.

Phoenix oscuro
ese es su nombre
alzará su vuelo en busca de caos y destrucción.
No parará hasta saciar su alma.
Desintegrando todo
sin respetará nada de la creación
al igual que a él no le respetaron.
Apagará la luz de este universo, lo consumirá en su fuego.
Disfrutará del lamento agónico de los culpables de su desgracia.

¿Alegría?
¿Qué es eso?
Solo existe la soledad
el beso del vacío
El fuego frío
de un universo podrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario