lunes, 10 de mayo de 2010

Pensamientos a la orilla del río

Necesito renacer
que ardan mis cenizas
experimentar el placer
de las sonrisas,
de la sangre por mis venas
de mi espíritu ilusionado
por un camino encontrado
donde mis pies lo forjen
y que lleve algún lado.

Y aquí sentado
a la orilla del río
pienso en mi destino;
mientras se cruzan otras personas
con sus historias
con sus problemas
con sus alegrías
con sus tristezas.

No son distintas la corriente del río y el caminar de las personas por la vida
A ambas el viento acaricia,
ambas ante obstáculos se desvían;
aparecen remolinos,
enfrentamientos entre corrientes,
para luego seguir su camino.
Ambos, personas y ríos, cambian la naturaleza a su paso.
Ambos, personas y ríos, capaces de apagar una pequeña hoguera
que se les interpone .

Personas y río, dos cosas distintas pero con un mismo camino.

¿cuál es mi papel en esta corriente?
Al menos si fuese una gota de agua mi fin sería el cielo o el mar.
Pero en esta humanidad no encuentro mi función,
mi valor,
mi brújula
que me de una dirección a seguir.

Aquí sentado entre retazos de luz que lucha por atravesar las nubes
me siento a pensar
a ver si encuentro la respuesta a una existencia tan fugaz.

2 comentarios:

  1. Cada uno encuentra su destino a cada paso que da. El secreto está en el goce por la vida y la superación por nuestros sueños. El sentido de la vida no se encuentra, se construye con el cemento del bienestar social que está desgajado y el calor del amor que supera a la pasión y une a los corazones por encima de sus cuerpos.

    ResponderEliminar